El poder de la palabra

Fidel Castro dirigiéndose a la multitud, 4 febrero 1962, Segunda Declaración  de La Habana
Imagen tomada del siguiente enlace: https://www.flickr.com/photos/antoniomarinsegovia/20646838696

Como dijo David Bonilla en su famosa #Bonilista titulada El hito externo y publicada el día 2 de octubre de 2016:
“…todos deberíamos tener algo interesante que contar sobre lo que estamos haciendo… o cómo lo estamos haciendo. Si no hay nada interesante en lo que haces, quizás deberías plantearte por qué lo haces.” (…)

Bárbara y yo somos fieles seguidores de David (este año tenemos la suerte de poder ir a la TarugoConf) y en este punto estamos plenamente de acuerdo con él.

En esa  #Bonilista David explica que una de las maneras de lograr que el trabajo en equipo sea eficaz es el establecer plazos razonables para realizar cada proyecto. Esto implica que necesariamente tiene que haber un plazo; por propia experiencia si no te autoimpones una fecha para tener hecho un proyecto éste nunca será tachado de tu agenda de cosas pendientes.

Con carácter general en el mundo del Derecho los plazos los impone la ley pero para todos aquellos proyectos personales que haces porque quieres es necesario ponerte una fecha límite.

También explica David que una manera para saber si lo que estás haciendo va en la buena dirección es comentárselo a personas que no tengan nada que ver con el tema y ver que opinan. Añade que no hay excusas para no hacerlo, puede que a lo que te dediques no sea algo que interese a mucha gente pero es sólo cuestión de investigar un poco y seguro que encuentras al menos a una persona que esté interesada en ello.

La experiencia demuestra que la opinión de terceras personas es el mejor filtro que puedes encontrar. Si un potencial cliente cuando le explicas que estás haciendo te dice que nunca te lo compraría quizás deberías replantearte el tema, y digo quizás, porque a lo mejor esa persona no sea tu público objetivo, procura que las personas a quienes le expongas tu idea se encuentren dentro de ese abanico de público objetivo.

Una manera de encontrar ese público objetivo es participar en eventos/reuniones/meetups que tengan algo que ver con tu ámbito profesional. La mejor manera de exponer tus ideas es responder a los call papers y presentar tu idea; como dice el famoso dicho si hay que ir se va, pero ir pa na es tontería.

Si te da miedo exponer aquello que estás haciendo es porque no confías suficientemente en tu producto o en ti mismo o en ambas cosas. Si te ves reflejado en alguna de esas circunstancias piensa que si tu no confías en lo que haces es difícil que lo hagan los demás.

No tienes nada que perder, de hecho exponer tus ideas, compartirlas, puede generar cosas muy positivas como que una tercera persona se interese en tu proyecto y si sólo recibes críticas negativas sabrás lo que tienes que cambiar.

Nosotros aplicamos estas reglas de manera exhaustiva; trabajamos por semanas y siempre estamos buceando en internet eventos a los que poder asistir ya sea exponiendo algún tema o simplemente yendo a escuchar y a conocer a otras personas. Trabajamos por semanas porque esto nos permite mantener la tensión y al mismo tiempo dedicarle el tiempo necesario.

Acudimos a muchos eventos y nos gusta participar en ellos, un ejemplo es por ejemplo las charlas Legalthinking de las que junto con otros abogados y juristas somos promotores o el congreso Legaltech que se ha celebrado en el día de ayer en San Sebastián y que ha organizado Bárbara junto con Jorge Morell y Jorge Campanillas.

Si te ha gustado este post ayuda a su difusión:

This website uses cookies to give you the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our cookies policy, click the link for more information.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies