Distribuir mis app en Google Play

 

 

 

 

¿De qué habla Google cuando habla de condiciones de su tienda para los desarrolladores?

Ni idea, porque algunos párrafos paracen redactados por Mariano Rajoy. No disimuléis que sabemos que no os las habéis leído. Ya lo hacemos nosotros.

Destripar las condiciones que Google impone para subir las aplicaciones al Google Play no es nada fácil. Traducirlas a un idioma que entienda la mayor parte de la gente, ya es la hostia en verso más complicado. Y si encima quieres que entren en un post del blog, olvídate de la película. Pero “eh, nos gustan los retos” y “no hay huevos a sacarse tres cinco diez los posts que hagan falta sobre el tema”, y aquí estamos, en el quinto intento de escribir este mismo artículo. Al final hemos centrado nuestros esfuerzos en elaborar un resumen ameno e informativo, y en siguientes posts iremos ampliando los puntos que os resulten de mayor interés.

¿Por qué es complicado entender las condiciones del Google Play?

No hace falta analizar el texto para saber que siempre que se redactan contratos – al fin y al cabo, las condiciones de Google lo son- se usa un lenguaje complejo, aburrido, tedioso, que nos agota el cerebro antes de llegar a la segunda página. Quizá ya se busca ese agotamiento mental por aquellos que lo escriben, porque no cuesta mucho utilizar frases más cortas o menos circunloquios para expresar las cinco ideas de este acuerdo. Si los programadores ofuscan el código, los abogados por lo visto ofuscan los documentos. Es lo que hay.

Apps gratuitas vs. Apps de pago

¿Puedo transformar una app gratuita en una de pago, si mejoro alguna funcionalidad? Pues no, sólo puedes hacerlo cuando añades alguna funcionalidad que no existía o cuando ofreces una opción premium manteniendo la app gratuita, así que piénsalo bien cuando decidas exponer tus aplicaciones en la tienda.

Prefiero la app gratuita, tendré menos obligaciones, ¿no? No, sigues estando obligado a prestar servicio a tus usuarios. La única diferencia es que, si es de pago, tienes un plazo de 3 días para responder a las consultas que te realicen, 24 horas si es algo urgente. No creas que puedes escaquearte de esto, porque si empiezas a tener quejas de usuarios por no atenderlos, habrá consecuencias: menos visibilidad, caída de ventas, y retirada del producto en el peor de los casos. No cambia ninguna de las obligaciones, ni la de seguir prestando servicio una vez que retiras la app de la tienda o las licencias infinitas que se otorgan a Google.

Si los usuarios de las apps de pago reclaman reembolso porque no se cumplen sus expectativas, ¿me avisan antes para que pueda intentar convencerlos? No, te lo quitan directamente de tu cuenta de desarrollador. Son los llamados reembolsos, y de hecho se han modificado hace dos meses. No van a informarte de nada, los importes se restan del saldo que te deban abonar, y si no existiera saldo te lo reclaman. Eso si, los importes una vez descontados los impuestos correspondientes, que se quedan por el camino en manos de Google.

Mi App ya no está en la tienda porque era un rollo mantener el servicio…

¿y que te crees? ¿Que la retiras del Google Play y ya está? Alma de cántaro, el rollo continúa durante un tiempo. Los usuarios pueden descargarse la app infinitas veces para reinstalarla en sus dispositivos, aunque ya no la tengas disponible, porque han adquirido una licencia de Google para hacerlo. Lo único que excluyes son a los nuevos usuario, porque esa retirada del producto no afecta a la licencia que obtiene por las descargas anteriores, ni modifica la obligación del desarrollador de seguir prestando asistencia técnica a los usuarios durante el tiempo que lo demanden. Eso sí, no tendrás que cumplir los plazos porque la app ya no está disponible, pero si pueden reclamar el servicio. Ojito con esto.

¿Y si empiezo a insultar a los usuarios para que me dejen tranquilo? Entonces te enfrentas a la solicitud de reembolso, si la app es de pago y se ha descargado durante el último año, y/o a denuncias varias, dependiendo de los insultos y la mala leche que tus usuarios tengan. Haber leído las condiciones antes.

En realidad no está en la tienda porque Google la ha retirado.

Malandrín, una cosa es que Google no tenga obligación de comprobar si las apps que se exhiben en su tienda cumplen todos los requisitos que se imponen, y otra distinta es que no lo haga. Si se entera de que se han infringido los derechos de autos o de propiedad intelectual, o de que contiene virus o software malicioso, de que su contenido resulta inapropiado (porno, onsceno, violento, degradante, etc), Google puede unilateralmente suspender o cancelar la distribución de tu producto por incumplimiento de las condiciones de uso.

Y si encima Google lo retira y algún usuario ha adquirido el producto en el año anterior a la fecha de retirada, el desarrollador está obligado a devolver la cantidad obtenida, o Google te la puede incluso deducir de cantidades futuras que tenga que abonarte.

Seguridad vs Privacidad. Fight!

Si me roban mis credenciales de desarrollador, ¿cual es mi responsabilidad? Exactamente la misma que cuando no te las habían robado, a Google se la pela si las llevabas en un postit amarillo en la cartera. De hecho, la empresa no respondería ni siquiera por un fallo del sistema, o si tu app desaparece, o si deja de funcionar por algún motivo operativo suyo. Si mañana alguien en Google aprieta el botón de autodestrucción de toda la Google Play, aquí no ha pasado nada porque previamente has aceptado una exclusión de responsabilidad absoluta para ellos y una asunción de responsabilidad quasi-absoluta para ti. Igualdad de partes, se llama en el código civil, y saltársela a la torera supone infringir la buena educación contractual. Luego no llores si asumes estos riesgos por estar ahí, en su escaparate.

¿Y si alguno de mis clientes solicita conocer donde se almacenan sus datos?

Pues le dices la verdad, que no tienes ni idea porque Google no te lo dice. No resulta difícil saberlo, pero estaría bien que figurara en el contrato que tienes con ellos. Los data center de google están repartidos por todo el mundo, organizados con una distribución de Linux (holis, gente del software libre, guiño guiño) , y están conectados entre sí. Quizá otro dia intentemos averiguar la compatibilidad de estas conexiones con las normativas de privacidad y de intercambio de datos entre Europa y EEUU, por el momento os informamos de que los centros de datos en territorio comunitario están en Bélgica, Finlandia e Irlanda.

¿Informo a mis clientes del uso que hace la app de sus datos?

¡Hombre!, por supuesto, pero además deberías informar del uso que de esos mismos datos hace Google, a riesgo de ser estrictos. Los usa además para hacer los cambios que considere oportunos en la tienda, a nivel global, y da acceso a los mismos a los desarrolladores. Es decir, que podemos solicitar “que se nos faciliten determinados datos globales”, en general, pero no especifican ni cuales ni los motivos ni la finalidad. Y lo que ponemos en duda es que Google pueda legalmente suministrar esos datos que ha recogido sin permiso de los usuarios pero con permiso del desarrollador, cuando se lee las condiciones, y despues re-suministrarlos al desarrollador… está claro que datos personales no serán, pero estadísticas sobre comportamiento de usuario o búsquedas de un determinado tipo de aplicación… en fin. Huele raro.

Vale, me las piro. ¿Cómo funciona la resolución del acuerdo?

Pues notificación por escrito 30 días antes de pirarte. Y tienes que dejar de usar tus credenciales de desarrollador. También puede ocurrir que sea Google quien, sin previo aviso, cambie las condiciones del Acuerdo con el desarrollador y éste discrepe, en ese caso se dejan de usar las credenciales de desarrollador y listo. Esta posibilidad plantea un problemilla: que no nos enteramos de los cambios. NUNCA. No nos los dicen.

De hecho, si me doy de alta como desarrollador acepto las condiciones existentes hasta ese momento. Cuando se cambian, una semana más tarde, y por ejemplo en lugar de fecha de nacimiento piden sangre de unicornio, este cambio no se publica. Tú como interesado y como desarrollador debes buscar activamente los cambios, o suscribirte al servicio de tracker de condiciones que tiene Jorge Morell en su web para estar al tanto. Los cambios entran en vigor a los 30 días de publicarse, asi que si te los lees dentro de dos meses ya te saldrá a deber sangre de unicornio a Google, y no podrás hacer nada.

Como además tu disconformidad se demuestra cesando en el uso de las credenciales, si se te ocurre tocar la consola de desarrollador en ese plazo de 30 días estás muerto, porque ya has aceptado el cambio del que no has sido informado porque no aparece en ningún sitio. Muy esquizofrénico todo esto. Google podría estar dominado por un mandril amaestrado algún día y todos estaríamos en sus manos, sin remedio.

Y todo esto sin entrar en los detalles técnicos: a partir de cuando se cuentan los 30 días, son laborables o incluyen festivos, es el calendario laboral de Europa o de California, puedo seguir subiendo aplicaciones durante los 30 días desde que notifico la renuncia, que significa “uso continuado de la consola”, cuantas veces son “continuado”… y un largo etc legal. Lo dicho, esquizofrénico.

Me extraña que no demanden más a Google… Y a nosotros, pero esto lo dejamos para la siguiente explicación tecno-legal. Feliz viernes.

Si te ha gustado este post ayuda a su difusión:

This website uses cookies to give you the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our cookies policy, click the link for more information.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies