REACTiones

Si eres de los que saben qué es una licencia, sáltate el párrafo siguiente porque no lo necesitas. En caso contrario, atiende:

Una licencia de software son las condiciones que te impone el propietario o creador de ese software para que lo uses, y existen millones de ellas bastantes, algunas sorprendentemente similares entre sí. Las librerías de software son paquetes de código ya creado que facilitan un desarrollo, porque su importación o inclusión en un proyecto permite que tu código tenga ya determinadas funcionalidades y eso que te ahorras de programar. Kuartillo dixit, y nos gusta la definición.

¿Qué es React? React es una librería Javascript de código abierto para el desarrollo de interfaces de usuario, que ha sido desarrollada por Facebook. De hecho, está programada a tiempo completo por equipos de Facebook e Instagram, dedicados a ella en exclusiva, y por eso te piden que si vas a hacer contribuciones o encuentras algún debug, que vayas por las vías oficiales habilitadas para la comunicación pero a ellos no les toques los huevos. No cambies muchas cosas, que me desestabilizas el código, es el metatexto.

Es una librería popular porque sirve para todo tipo de aplicaciones web, SPA e incluso móviles, así que ya tienes un montón de cosas que vienen de serie para tu software y eso mola porque te hace la vida más fácil. Es una librería usada por la BBC, Airbnb, Netflix. Paypal, Instagram…pero no es software libre. Es propiedad de Facebook, y por mucho que insistan son ellos los que definen el escenario en el que la puedes usar.

React tiene una licencia BSD. Es cierto que la licencia BSD pertenece, a priori, al software libre, pero en este caso es una manzana podrida. Esta licencia ya tuvo algunos problemas al inicio de su existencia, porque se montó un pitote con los colaboradores, ya que había que mencionar obligatoriamente a los creadores y a los contribuidores y al final la lista era más larga que un día sin pan. La FSF criticó esa “irritante clausula de publicidadhasta que consiguieron que se modificara, y la BSD eliminó la cláusula que obligaba a mencionar a todo quisque (casi se ha conseguido erradicar). Bueno, en definitiva, que el texto de la licencia puede ser modificado, y Facebook se aprovechó de esto, modificándolo en el sentido de ligar la licencia (de software libre) a una cláusula de patente de software (que es el infierno y contraria al software libre). React es un híbrido salido de la boca del infierno.

React es código abierto licenciado bajo una BSD que está capada. Facebook creó un híbrido que manteniendo una apariencia de software libre, tiene un uso limitado, y si limitas el uso ya no se cumplen las libertades del software libre. El hecho de que el código fuente se ponga a disposición del público no implica que no vayas a recibir una demanda si utilizas esta licencia para competir con Facebook, o te expongas a que te la retiren de tu proyecto (con las consecuencias terribles que conllevaría) en una eventual demanda presentada ante los tribunales de EEUU por los abogados de Facebook. La explicación inicial que la compañía dio para justificar esa limitación es que no querían que sus empleados les hicieran la competencia. Vale, guay, ¿y que pasa con el resto del mundo? ¿no basta incluir una cláusula en los contratos de sus trabajadores, que seguro que la tienen, de confidencialidad y no competencia y trial by combat?

Esto nos lleva a otra pregunta: ¿se puede proteger un software bajo la figura jurídica de una patente? En Europa, básicamente no como tal. Sólo se patenta software en EEUU, y aunque en la oficina Europea de Patentes no concede patentes de software desde 2003, sí que concede “patentes de invenciones implementadas en ordenador”. De hecho hay un manual que explica como hacerlo (puedes consultarlo aquí), es una forma de colar las patentes de software para que la gente europea liberal no proteste mucho. No es que no debas usar React en tus proyectos, pero quizá sería mejor consultar los casos concretos para analizar las posibilidades de que vengan los abogados de Facebook a por tu cabeza. De hecho, react-etc nos cuenta que se han modificado las FAQ de la licencia estos días, quizá porque la polémica ha saltado a primera fila. No hay que irse a los extremos: ni van a revocarte la licencia por cualquier cosa ni te garantizan la inmunidad si compites con ellos. No ponerse locos aún.

Nuestra principal crítica a esta licencia es la incertidumbre que puede llegar a generar. Me vendo como open source pero sólo lo soy si no me haces la competencia. Da la sensación de que es sólo una cuestión de imagen, ahora está de moda apoyar al software libre y al código abierto…pero esto es una cuestión de convicciones. Si por moda instalas una distribución de linux en tu pc en cuanto te surja la más mínima incompatibilidad entre el software y el hardware, en cuanto tu ordenador no se conecte a internet y te aburras de darle a conectar/desconectar sin que se arregle, en cuanto te des cuenta que jugar al LOL en linux implica un proceso previo de configuración…abandonarás la distro y reinstalarás tu anterior SO. Pasa exactamente lo mismo con el tipo de licencias bajo la que distribuyas tu software, o crees en el software libre y en el open source o no crees; no se es mejor persona por estar de un lado o de otro, no es mejor persona quien apoya al Celta que el que apoya al Coruña Depor…por este motivo no entendemos la posición que ha adoptado Facebook generando este híbrido de licencia (BSD+patent grant) y prueba de ello es que si buscas en el repositorio de github en licencias no sale el famoso híbrido, tienes que irte hasta el footer de la web para poder encontrarlo.

Nuestra recomendación es optar por el sentido común: si estás trabajando con React ahora mismo, aún puedes sustituirla por otras alternativas como Mithril, otra biblioteca de Javascript que funciona igual y no contiene esa cláusula. Si ya tienes el software o el programa creado, mientras no exista competencia todo va bien. Algunas empresas como Automattic (WordPress) seguirán usando esta librería en Calypso y seguirán usando react pese a la cláusula de patentes que mantienen. Quizá en un futuro, cuando Facebook siga extendiendo sus tentáculos por el mundo online, puede existir un conflicto mayor porque adquieren Telegram y resulta que tu aplicación es de mensajería instantánea, pero hasta entonces, circulen que no hay nada que ver.

Si te ha gustado este post ayuda a su difusión:

This website uses cookies to give you the best user experience. If you continue browsing you are giving your consent for the acceptance of the aforementioned cookies and the acceptance of our cookies policy, click the link for more information.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies